Consejos para el cuidado y preservación de sujetadores. | Miss Mary of Sweden
Pasar al contenido principal

Consejos para el cuidado y preservación de sujetadores.

Si se invierte en un sujetador de calidad se prevé disfrutar de él por el mayor tiempo posible. Con un poco de cariño y consideración extra se puede alargar mucho la duración del sujetador. ¡Vea aquí nuestros mejores consejos para el cuidado óptimo de sus sujetadores!

¿Cuánto dura en realidad un sujetador? La respuesta no es fácil porque depende de varios factores, como la calidad del sujetador, el material con que está hecho, cómo se lava y la frecuencia de uso. Un verdadero sujetador de calidad de un especialista en sujetadores suele estar manufacturado para durar más que un sujetador más barato que se puede adquirir en las grandes cadenas de vestimenta. Pero tampoco un sujetador de la mayor calidad dura eternamente. En general se dice que un sujetador dura normalmente unos dos años, pero muchas mujeres los usan por mucho más tiempo. La duración del sujetador se puede alargar, sencillamente, cuidándolo con un poco de cariño y consideración extra.

“Si se deja descansar un sujetador entre usos, se alarga su duración.”

 

POR QUÉ ES NECESARIO INTERCAMBIAR SUJETADORES

Uno de los mejores consejos para alargar la duración es tener varios sujetadores para cambiar. Lo ideal es tener varios sujetadores para intercambiarlos. Si se usa el mismo sujetador más de un día a la vez, se desgastará prematuramente. Los sujetadores deben poder “descansar” entre usos porque las fibras textiles necesitan recuperarse, especialmente los sujetadores con elastano, material que actualmente contienen casi todos los sujetadores del mercado.

“Las fibras textiles necesitan recuperarse para conservar la elasticidad”

El elastano impide que las telas elásticas se deformen. Por ejemplo, una espalda hecha al 100% de punto de algodón se dilataría y perdería la forma después de un corto tiempo de uso. Pero la mera presencia del elastano en el sujetador no significa que mantendrá su “elasticidad” para siempre.  Por ello, las fibras textiles necesitan reposar para poder encogerse entre usos. Y no basta con una noche, sino que se requieren varios días de reposo. Cuando un sujetador está dilatado y queda demasiado grande en el cierre de corchete interior, es la hora de desecharlo.

GUARDE CORRECTAMENTE SUS SUJETADORES

Los sujetadores  deben guardarse siempre cerrados.

“Cierre el sujetador, pliegue los tirantes y guarde el sujetador tendido”

Se recomienda guardar los sujetadores sobre una superficie plana. Por ejemplo, en un cajón de cómoda en posición de cuchara, especialmente si las copas están acolchadas. Así los sujetadores se apoyan mutuamente, se ven claramente y no se enredan. Hay un motivo para que las tiendas exclusivas de sujetadores a menudo guarden los sujetadores tendidos en vez de colgados en perchas.

CÓMO LAVAR LOS SUJETADORES

No es necesario lavar un sujetador después de cada uso. Basta con lavarlo después de unas tres veces. Sin embargo, los sujetadores con bandas de silicona (suelen ser comunes en, por ejemplo, el interior de copas con encaje o en sujetadores sin tirantes) necesitan lavarse con mayor frecuencia porque el sudor puede corroer y deteriorar la silicona.

Siga siempre los consejos de lavado de la etiqueta del sujetador. Por regla general, un sujetador con aros no debe lavarse a máquina, ni usando bolsa de lavar. Para sujetadores Miss Mary recomendamos lavado a mano para los que tienen aros, y lavado delicado a máquina para los sujetadores sin aros.

No lave sujetadores blancos junto con sujetadores de color o negros. Evite también mezclar colores distintos porque algunos destiñen. La etiqueta de lavado indica si un sujetador necesita lavarse por separado.

“Use detergente para ropa de color para lavar sujetadores blancos”

Cierre siempre el sujetador en la espalda antes de lavarlo. Así se impide que el cierre de corchete se agarre en encajes u otros materiales delicados. Además, con el sujetador cerrado tampoco se giran, retuercen ni enredan los tirantes.

Use un detergente suave para ropa de color, incluso para prendas blancas porque a menudo el color blanco de la tela no es natural, sino teñido. Es preferible usar un detergente especial para adecuado para ropa interior. Evitar el uso de detergentes que contengan blanqueador o alcohol.

Haga el lavado a mano en una palangana o un lavabo bien limpia/o. Para sujetadores delicados, use agua fría. El agua fría alarga la durabilidad del sujetador. Ningún sujetador debe lavarse en agua muy caliente porque puede perjudicar la elasticidad. Ponga el sujetador en remojo, preferentemente unas horas, para que desaparezcan realmente las capas de piel, etc. Déjelo en remojo durante la noche. Luego restriegue con cuidado el sujetador en el interior de las copas y los lados bajo las axilas, los puntos donde normalmente se ensucia más el sujetador. Tire el agua y enjuague bien el sujetador con agua fría del grifo.

Para sujetadores sin aros que toleran el lavado a máquina, use el programa de lavado delicado, sin centrifugar. No lave sujetadores con la máquina muy llena. Use siempre una bolsa de lavar adecuada para lencería, para proteger los sujetadores contra otras prendas; por ejemplo, si los lava junto con prendas deportivas que tienen velcro. La bolsa de lavar impide también que los sujetadores se enreden entre sí. No lave sujetadores junto con prendas pesadas como tejanos, chaquetas y jerseys gruesos.

No seque nunca sujetadores en máquina secadora. El calor de la máquina destruye la elasticidad de las prendas y es fatal para el elastano.

CÓMO SECAR SUJETADORES

Si un sujetador tiene copas o tirantes acolchadas/os, estire el acolchado para que no encoja.

Estire también las bandas de aros para impedir que encojan. Si las bandas encojen, los aros podrían salirse.

Estruje el agua del sujetador apretándolo con cuidado, sin retorcerlo. Envuelva el sujetador con una toalla de felpa y apriete y presione con cuidado para que la toalla absorba el agua sobrante de la prenda mojada.

“Después de lavar, estire las bandas de aros para impedir que éstos se salgan.”

Al tender el sujetador para secarlo, no lo cuelgue en  los tirantes porque el peso de la prenda mojada podría estirarlos. Tienda el sujetador colgando la parte central entre las copas en el tendedero.

A veces las prendas delicadas pueden necesitar secarse en plano.

No guarde nunca un sujetador húmedo en un armario. Deje que se seque bien después del lavado.

CON CONSIDERACIÓN SE LLEGA MÁS LEJOS

Estos son algunos consejos sobre lo que usted puede hacer para sacar el máximo provecho de los sujetadores. Si se ha invertido en un sujetador de calidad y encontrado un favorito, se quiere por supuesto disfrutar de él por mucho tiempo.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.